diapositiva20

El vidrio se fabrica a partir de una mezcla compleja de compuestos vitrificantes, como sílice (dióxido de silicio, muy poco reactivo y prácticamente insoluble en agua), fundentes, como los álcalis, y estabilizadores, como la cal. Estas materias primas se cargan en el horno de cubeta (de producción continua) por medio de una tolva.
El horno se calienta con quemadores de gas o petróleo. La llama debe alcanzar una temperatura suficiente, y para ello el aire de combustión se calienta en unos recuperadores construidos con ladrillos refractarios antes de que llegue a los quemadores.
El horno tiene dos recuperadores cuyas funciones cambian cada veinte minutos: uno se calienta por contacto con los gases ardientes mientras el otro proporciona el calor acumulado al aire de combustión. La mezcla se funde a unos 1 500 °C y avanza hacia la zona de enfriamiento, donde tiene lugar el recocido. En el otro extremo del horno se alcanza una temperatura de 1 200 a 800 °C. Al vidrio así obtenido se le da forma por laminación o por otro método.

Fabricación artesanal de recipientes de vidrio soplado.
diapositiva21Conseguida la forma en bruto, se pellizca el material con unas pinzas para dar la forma final al vidrio fundido.
En esta fabricación artesanal también se utiliza la sílice o arena (dióxido de silicio).
También es muy utilizada en la fabricación de la porcelana.

Comentarios


Deja un comentario