Reacciones de combustión

Autora: MSc. Niurka Ramos Herrera



Sabías que... Otro ejemplo de reacción química que ocurre a temperaturas superiores a la ambiente es el caso de las reacciones de combustión.
Un cohete despega de su plataforma de lanzamiento en cabo Cañaveral, Florida. La mayor parte del cohete está lleno de combustible líquido y un agente oxidante también líquido.

reaccion

El combustible y el agente oxidante se mezclan y arden en la cámara de combustión; la presencia del agente oxidante asegura que el combustible arda con mucha más eficacia que si sólo dependiera del aire que lo rodea para conseguir el dioxígeno. La mayoría de los procesos de combustión liberan energía (casi siempre en forma de calor), que se aprovecha en los procesos industriales para obtener fuerza motriz o para la iluminación y calefacción domésticas. La combustión también resulta útil para obtener determinados productos oxidados, como en el caso de la combustión del octazufre para formar dióxido de azufre y obtener ácido sulfúrico como producto final. Otro uso corriente de la combustión es la eliminación de residuos.
La energía liberada durante la combustión provoca una subida de temperatura en los productos. La temperatura alcanzada dependerá de la velocidad de liberación y disipación de energía, así como de la cantidad de productos de combustión. El aire es la fuente de dioxígeno más barata. Teóricamente, en toda combustión sólo se precisa añadir una mínima porción de aire al combustible para completar el proceso. Sin embargo, con una mayor cantidad de aire, la combustión se efectúa con mayor eficacia y aprovechamiento de la energía liberada. Por otra parte, un exceso de aire reducirá la temperatura final y la cantidad de energía liberada. En consecuencia habrá de establecerse la relación aire-combustible en función de la temperatura y del grado de combustión deseados. Para lograr altas temperaturas se puede utilizar aire rico en dioxígeno, o incluso dioxígeno puro, como en el caso de la soldadura oxiacetilénica. El grado de combustión se puede aumentar partiendo el material combustible para aumentar su superficie y de este modo incrementar su velocidad de reacción. También se consigue dicho aumento añadiendo más aire para proporcionar más dioxígeno al combustible. Cuando se necesita liberar energía de modo instantáneo, como en el caso de los cohetes, se puede incorporar el oxidante directamente al combustible durante su elaboración.

Comentarios


Deja un comentario