(Tomado de: Reflexiones teórico prácticas desde las ciencias de la educación)

Autor: Colectivo de autores del UPEJV, 2002

Capítulo IV: El proceso de enseñanza aprendizaje

4.2.- Los participantes del proceso

La interacción del maestro y de los estudiantes en diferentes contextos.

Autores: MSc. Esperanza Herrera Conde, MSc. Nerys Imbert Estable, MSc María Julia Moreno Castañeda, MSc María Isabel Alvarez Echavarría, MSc Verena Páez Suárez MSc. Olga Lidia Castro Guevara, MSc Estela Mena Camacho,Lic. Pedro Mongeotti.

En el sistema de relaciones sociales existen diferentes contextos de actuación de los sujetos. Las interacciones se establecen en espacios sociales que se aproximan de manera más directa a los sujetos hasta un nivel personal.

Los contextos familiar, escolar y comunitario son de gran importancia en el establecimiento de las interacciones humanas y como consecuencia, en la formación de la personalidad de los sujetos.

El proceso de enseñanza-aprendizaje en el contexto escolar es en esencia interactivo; pero no siempre se desarrollan las interacciones en un clima de negociación educativa que se define como un proceso de interacción entre los participantes (profesores y estudiantes) para llegar a acuerdos que resulten beneficiosos para ambos.

Las interacciones que se producen entre los profesores y los estudiantes deben ser de forma transparente, lo que se traduce como la espontaneidad que debe existir en la expresión de los sentimientos mutuos. El profesor debe conocer lo que piensan los estudiantes que están en su grupo de clase, debe oír y respetar sus criterios, orientarlos, sin imposiciones.

Otro aspecto importante en esta dirección es que los participantes logren planificar el lugar y el momento en que sea necesario establecer las interacciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje, lo que debe estar relacionado con las negociaciones que se desarrollan en el mismo.

Las interacciones que se establecen entre la escuela y la familia tienen un valor orientador incalculable y los modos de realización pueden favorecer o entorpecer la formación del sujeto.

Otro contexto de amplia influencia en los sujetos es la comunidad. En ella, se establecen interacciones en dos sentidos: a) entre la institución educacional y los representantes de diferentes organismos, instituciones y organizaciones políticas y de masas, (permiten el planteamiento de estrategias de interacción con los niños, adolescentes y jóvenes) , b) entre los niños, adolescentes y jóvenes con los miembros de la comunidad, (si son adecuadas, se crea un sistema de influencias educativas que favorece el desarrollo de la personalidad de todos los que interactúan). Existe la posibilidad real de que los sujetos interactúen de forma adecuada o inadecuada. En ambos casos los sujetos incorporan a su actuación las experiencias adquiridas en el proceso de interacción.

Las interacciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje constituyen una posibilidad de ejecución dinámica y flexible de las acciones que realizan los participantes, permiten la participación directa de los estudiantes en la construcción de los conocimientos, se convierten en una necesidad para el trabajo educativo y a la vez en un instrumento de trabajo grupal, que favorece la búsqueda constante de estrategias de comunicación. De ahí su importancia en el desarrollo de la personalidad.

Ampliar las posibilidades de los estudiantes, de forma tal que aprendan a utilizar sus recursos personales al enfrentar diversos problemas, es una tarea del sistema de educación. Las interacciones pueden ser una de las vías para lograrlo. De hecho posibilitan la atención a la diversidad desde lo individual de cada sujeto, que cobra luz en las interacciones con otros, consigo mismo, con el contexto, lo que forma parte del propio desarrollo cultural.

Otros grupos participantes

Al hacer reconocer la existencia de otros grupos participantes en el contexto escolar además de los profesores y de los estudiantes, se está haciendo referencia al grupo de dirección, al grupo de higiene (limpieza y mantenimiento), al grupo que atiende el comedor, al grupo de bibliotecarias, y a otros grupos que prestan servicio a los estudiantes y a los maestros dentro de la escuela. Existen otros que apoyan el funcionamiento de la institución educacional, pero que no pertenecen a la institución sino a la comunidad. Entre ellos se encuentran los grupos de la Casa de Cultura, del Palacio de Pioneros, del Museo y del Centro Deportivo. La familia es otro grupo muy importante que debe apoyar el funcionamiento de los grupos escolares.

Estos grupos contribuyen a la educación de los estudiantes y se convierten en patrones de funcionamiento susceptibles de ser imitados. Deben supervisarse, asesorarse y facilitar su funcionamiento para contribuir a su desarrollo.

Comentarios


Deja un comentario